Apocalipsis 4. Los 24 ancianos, los 4 seres vivientes. - LIBROS CRISTIANOS PARA DESCARGAR

Apocalipsis 4. Los 24 ancianos, los 4 seres vivientes.

20 de febrero de 2013


Apocalipsis 4:1-3  
Después de esto, vi una puerta abierta en el cielo. Entonces la voz que había escuchado al principio, y que resonaba tan fuerte como una trompeta, me dijo: ¡Acércate!, voy a enseñarte lo que está por suceder. En ese mismo instante quedé bajo el poder del Espíritu Santo, y vi un trono en el cielo. Sobre el trono estaba sentado alguien, que brillaba como un diamante o como un rubí. Alrededor del trono, un arco iris brillaba como una esmeralda. 

Apocalipsis 4:4  
Había también otros veinticuatro tronos, los cuales formaban un círculo, y en ellos estaban sentados veinticuatro ancianos. Esos ancianos estaban vestidos con ropas blancas, y tenían una corona de oro en la cabeza. 

Estos versículos me llevan a algunas interrogantes como:
1. ¿Quién era el que estaba sentado en el trono? 
2. ¿Quiénes eran los 24 ancianos que estaban sentados sobre los 24 tronos?

Respuestas:
1. El que estaba sentado en el trono es “El PADRE”

2. Para poder dar respuestas a la incógnita de los 24 ancianos, vamos a dividirlos en 12 ancianos + 12 ancianos; comenzaremos dando identidad a los primeros 12 y leeremos en:

Apocalipsis 21:10-12 “Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal. Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel

Como leímos anteriormente en la nueva Jerusalén abran 12 puertas con doce ángeles, y las puertas tendrán escritos los nombres de las doce tribus de Israel, sin embargo, antes de la destrucción de la vieja Jerusalén también existían doce puertas con diferencia en los nombres, estas se llamaban:

La puerta de Efraín (NEHEMIAS 12:39)
La puerta de la cárcel (NEHEMIAS 12:39)
La puerta de la fuente (NEHEMIAS 12:37)
La puerta de las aguas (NEHEMIAS 12:37)
La puerta de las ovejas (NEHEMIAS 12:39)
La puerta de los caballos (NEHEMIAS 2:28)
La puerta del juicio (NEHEMIAS 3:31)
La puerta del muladar (NEHEMIAS 12:31)
La puerta del pescado (NEHEMIAS 12:39)
La puerta del valle (NEHEMIAS 3:13)
La puerta oriental (NEHEMIAS 3:29)
La puerta vieja (NEHEMIAS 12:39)


Ahora, ya sabemos que las 12 puertas de la vieja Jerusalén eran una representación de las 12 puertas que abran en la nueva Jerusalén con los nombre de los 12 apóstoles, surge otra interrogante ¿en esa época de la vieja Jerusalén existían esos 12 ángeles que se nombran en el apocalipsis? Y si así fue ¿qué función cumplían? 

Yo creo que los 12 ángeles que se nombran el Apocalipsis 21:12 ya estaban en el antiguo Jerusalén como protectores de Israel, leamos:

Daniel 10:12  Y el ángel me dijo: “Daniel, no tengas miedo. Dios escuchó tus oraciones desde el primer día, cuando trataste de entender ese sueño tan difícil y te humillaste ante él. Por eso Dios me envió a decirte que tú has visto lo que va a pasarle a tu pueblo en el futuro. ”Yo iba a venir antes, pero no pude hacerlo porque, durante veintiún días, el ángel encargado de cuidar al reino de Persia me lo impidió. Yo me había quedado solo, junto a los reyes de Persia, pero vino en mi ayuda Miguel, uno de los ángeles más importantes de todos.

Daniel 10:20-21  »Entonces aquel personaje me dijo: “He venido a verte porque tengo que pelear con el ángel encargado de cuidar a Persia. Cuando yo termine de pelear contra él, vendrá el ángel encargado de cuidar a Grecia.  En mi lucha contra él, sólo cuento con la ayuda de Miguel, que es el ángel que protege a Israel. Ahora yo te voy a explicar lo que dice el libro de la verdad”
El ángel Gabriel dijo que Miguel es uno de los ángeles más importantes de todos y es el ángel que protege a Israel, también dice que Miguel y Gabriel luchaban en contra de los ángeles de Persia y Grecia. Hagamos un pequeño recuento del pacto en el que Dios prometió proteger Israel.

2 Reyes 17:35  Dios había hecho un pacto con ellos y les había ordenado: “No adoren a otros dioses, no se inclinen delante de ellos, no los alaben ni les ofrezcan sacrificios. Yo soy el Dios verdadero; adórenme y ofrézcanme sacrificios sólo a mí, pues yo los saqué de Egipto mostrando mi gran poder. También deben obedecer todos los mandamientos que les di por escrito. No olviden el pacto que hice con ustedes, ni adoren a otros dioses. Yo los libraré del poder de sus enemigos”.

Y Dios cumplió su parte, pues siempre los protegía de sus enemigos y luchaba a favor de ellos, veamos un ejemplo. 

2 Reyes 6:8-23  

Tenía el rey de Siria guerra contra Israel, y consultando con sus siervos, dijo: En tal y tal lugar estará mi campamento.  Y el varón de Dios envió a decir al rey de Israel: Mira que no pases por tal lugar, porque los sirios van allí. 
Entonces el rey de Israel envió a aquel lugar que el varón de Dios había dicho; y así lo hizo una y otra vez con el fin de cuidarse.  Y el corazón del rey de Siria se turbó por esto; y llamando a sus siervos, les dijo: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel? 

Entonces uno de los siervos dijo: No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta. Y él dijo: Id, y mirad dónde está, para que yo envíe a prenderlo. Y le fue dicho: He aquí que él está en Dotán. 

Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad. 
Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿Qué haremos? 

Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. 
Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo. 

Claramente en estos versículos podemos ver que Dios enviaba ángeles a favor de su pueblo para librarlos de sus enemigos, esto me lleva a concluir que 12 de los 24 ancianos que están sentados en el trono son los 12 ángeles encargados de proteger las doce tribus de Israel. 

Ahora toca darle identidad a los otros 12 ancianos, primero leeremos en Apocalipsis 21:14 Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Esto quiere decir que los 12 apóstoles son como las bases sobre las cuales edificio Cristo la nueva iglesia de Dios en el tiempo de la gracia, por tal razón Cristo les hizo una promesa.

Leamos en Mat 19:27-28  “Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel”

En conclusión: los 24 ancianos son los 12 ángeles que protegían las 12 tribus de Israel en el antiguo pacto, mas los 12 discípulos en el cumplimiento de la promesa hecha por Jesús cuando les dijo “cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel”

Apocalipsis 4:5  

Del trono salían ruidos, truenos y relámpagos, y delante del trono ardían siete antorchas, que son los siete espíritus de Dios. 

¿Significado de las siete lámparas de fuego? “Cobertura total del Espíritu Santo”

Los 7 Espíritus de Dios significa la plenitud del Espíritu Santo de Dios (cobertura total sobre el pueblo de Dios)

Apocalipsis 4:6-11 

Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. 

El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.

Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. 

Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”  

La respuesta a quienes eran los 4 seres vivientes esta en  el libro de Isaías y Ezequiel.

Isa 6:1-3 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines, cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

Juan e Isaías en épocas totalmente diferentes tuvieron la mima revelación, e Isaías dijo que estos seres eran serafines.

Existen también los querubines los cuales son muy parecidos a los serafines. Leer Eze 1:5-11  Eze 10:20-21  

La diferencia entre los serafines y querubines. Los querubines están sobre el propiciatorio (leer Éxo 25:17-22) y en Ezequiel están representados con 4 alas y cuatro caras cada uno. En cambio, en la visión de Isaías los serafines están parados alrededor del trono, como siervos que constantemente alaban a Dios, con seis alas y una sola cara cada uno.

Creo que los 4 seres vivientes (serafines) tiene la siguiente función de adorar y llevar al Padre las oraciones de los santos. Leamos en:
Isa 6:2-3  Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

Apocalipsis 5:8-10  Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

4.90/5 – 21
 
"Dios amó tanto a la gente de este mundo, que entregó su único Hijo, para que todo el que crea en Él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no lo envió a este mundo para condenar a la gente, sino para salvarla". Juan 3:16

Siguenos por Email